Etiquetas

viernes, 29 de enero de 2016

La foto del viernes - Lérida - Juzgados y torre de la Catedral

Lérida
Edificio de los Juzgados. Detrás, la torre gótica de la catedral de la ciudad.
Juego de contrastes entre arquitecturas, formas, sombras y reflejos.

jueves, 28 de enero de 2016

"Leftovers" - Temporada 2

Tras una desconcertante y sorprendente primera temporada, mi personal expectación y temor por ver qué nos depararía la segunda temporada de este producto de HBO, eran enormes. Me preguntaba cómo los creadores iban a seguir provocando al espectador, sin caer en el ridículo, algo no tan difícil de conseguir cuando jugamos con el género de los misterios existenciales y su razonamiento. La verdad, es que desde el primer episodio de esta entrega, el suspense y el misterio se han prodigado presentándose en la pantalla, de la mano de temas tan conflictivos como la vida después de la muerte, la radicalización de la religión y la simple y humana desesperación por lograr no solo la salvación sino también la seguridad de los tuyos frente a la desgracia y lo imprevisto. Francamente, aún rondando lo paranoico e inexplicable, la serie, me ha enganchado mucho más que la temporada anterior, logrando un equilibrio continuado en todos los capítulos, tanto en guión e interpretación.
Kevin Garvey junto a su hija y Nora, tras abandonar su puesto de policía, se traslada a un pueblo de Texas, realmente especial. Jarden, ahora conocido como Milagro, es el único pueblo de entidad a nivel de población, más de 9500 habitantes, en el que ninguno de ellos desapareció aquel funesto 14 de octubre. La entrada es restringida, la zona, vallada, recibe autobuses de turistas como si de un parque de atracciones se tratara y grandes grupos de personas desean obtener una pulsera que les permita vivir en el pueblo. A partir de aquí, y tras la desaparición de tres muchachas de la población, las creencias y sus bases, comenzarán a resquebrajarse. Por otro lado,  la exmujer de Kevin y su hijo, deambulan por el país, librando a personas que han caído en manos de los fumadores silenciosos. El pastor Matt Jameson sigue confiando que su mujer despierte de su actual situación y Megg Abott, se ha convertido en una líder radical que busca que nadie olvide lo que sucedió aquel 14 de octubre, utilizando medios que no son muy bien admitidos por su compañeros de creencias. 
Nuevos personajes, habitantes originales de Jarden, conviven en un pueblo que recibe tanta expectación y esperanza, que hacen que los propios ciudadanos se enfrenten por las consecuencias provocadas por el día de la desaparición de la población mundial. Las creencias se entroncan con los que piensan que no hubo milagro, sino casualidad, en el hecho de que en el pueblo no desapareciera ninguna persona. La llegada de nuevos vecinos y la desaparición de las tres muchachas, fuerzan situaciones de enfrentamiento extremas. 
Esta temporada se sumerge más aún en las creencias espirituales. La existencia de un más allá tras la muerte, la capacidad de la expiación de los pecados y el deseo imparable de vivir de nuevo en la normalidad y con los que más quieres, se personifica en el total protagonismo de Garvey, encarnado por Justin Theroux. Su relación con la fallecida Matty, imperturbable hasta la saciedad en la figura de la actriz Ann Dowd, junto al amor que profesa por Nora, encarnada por Carrie Coon, forma un triángulo que navega entre la liberación espiritual, un viaje a la expiación de los pecados y sobre todo, un amor verdadero por los suyos. Sin duda la base de toda la temporada. 
Es curioso observar como sus creadores, han llevado el análisis sobre las creencias entre los que quieren olvidar lo que sucedió y quienes creen como su deber, que la sociedad no lo olvide, hasta situaciones totalmente radicales. Me han recordado los extremismos surgidos de las religiones clásicas a lo largo de la historia universal. El uso de la fuerza, el engaño y la conspiración, juegan en la figura de Meg, interpretada por Liv Tyler, de una manera casi terrorífica y tan fría, que marca un antes y después en la serie. En la antípodas, como pasó en la primera temporada, el personaje del pastor, personificado por Christopher Eccleston, siempre esperanzado, confiado en el triunfo del bien y la Fé. Sin duda es el personaje que más me gusta de la serie, sencillamente maravilloso.
Como decía al principio, esta segunda entrega, ha marcado una de las series del año 2015. Su equilibrio en todos sus capítulos, el uso del suspense, mezclado con inteligencia en la espiritualidad y los deseos y miedos del ser humano, tan universales como reales, así como el misterio de lo desconocido e insondable, marcan una serie con estilo y personalidad propias. Una gran temporada, por su valentía y riesgo. La pregunta que me hago, es la misma que me pasó por la cabeza al terminar la primera entrega. ¿Hacía dónde nos lleva una serie con este perfil? ¿Será capaz de no caer en lo experpéntico o ridículo? Así lo espero, porque el nivelón de esta temporada, lo promete todo. Bien por HBO.


martes, 26 de enero de 2016

Desperta Ferro - Alejandro Magno (II) - De Tiro a Siwa

El número de Desperta Ferro de este mes dedicado a la Historia Antigua, recupera al personaje de Alejandro Magno. Hace casi un año, se publicó el primer número dedicado al rey macedonio, en el que se trataba la evolución de Alejandro hasta la batalla de Issos. Es en este punto donde retoma en la entrega actual, las conquistas de los ejércitos griegos, abarcando hasta la llegada a Egipto y su consolidación en el mediterráneo. Tras derrotar a Darío en Issos, los ejércitos persas se dividieron. Alejandro, en vez de perseguirlos, ordenó proteger su retaguardia en el norte, mientras avanzó hacia el sur para conquistar una serie de puertos en el mediterráneo, como Tiro y Gaza, para luego conquistar Egipto. 
El número que hoy reseña, comienza explicando la situación del Imperio persa en el momento de la invasión y conquista de Alejandro Magno. La división en satrapías, la gran extensión del territorio y la crisis interna del imperio, facilitaron, en cierta manera la evolución del macedonio, en territorio aqueménida. En sendos números, los articulistas tratan lo que sucedió en retaguardia de la invasión. Por un lado el mediterráneo, seguía bajo el control persa, a lo que hubo que añadir gran cantidad de mercenarios griegos, que tras Issos, ocuparon algunas islas, incluso pretendiendo conquistar Egipto antes que Alejandro. Y por otro lado, un tema no por menos tratado menos importante, como es la situación en Grecia. Levantamientos, alianzas con los persas y otras circunstancias, se sucedieron a retaguardia. Todas ellas fueron solventadas por los lugartenientes del rey macedonio. Tres artículos plantearan con gran detalle, el sitio de Tiro, la entrada y conquista de Egipto y un análisis de la infantería real macedonia: los hipaspistas. Para terminar y entroncando con el artículo sobre la estancia de Alejandro en Egipto y como colofón a este número, se dedica un buen artículo a la religión en la figura del Magno. Su llegada a Siwa, la asimilación de ciertas deidades y el respeto a otras religiones, cubre al rey de Macedonia de un halo de divinidad, que ha llegado a la actualidad entre mitos y leyendas.
Esta segunda entrega dedicada a Alejandro Magno, promete la consecución de una serie completa, con unas buenísimas bases histiográficas y una gran calidad en los artículos que quedan por describir su vida y conquistas. No cabe sino esperar una tercera e incluso una cuarta entrega dedicada a este personaje histórico. 

lunes, 25 de enero de 2016

"Los ocho odiosos"

Y se estrenó la última película de Tarantino, "The Hateful Eight", traducida en España, "Los Ocho Odiosos"... y qué mal suena este título. Bueno, a lo que vamos. En este caso, Tarantino repite el género del western, situando la trama años después de la Guerra Civil norteamericana. Un cazarecompensas, interpretado por Kurt Russell, se traslada en una diligencia por Wyoming con una prisionera, encarnada por Jennifer Jason Leight, por cuya entrega, aspira a cobrar una sustanciosa recompensa en un pueblo llamado Red Rock. En el camino, se topa con dos personajes, un oficial nordista de color y un exsoldado sudista que dice ser el nuevo sheriff de Red Rock, ambos interpretados por Samuel L. Jackson y Walton Goggins. Todos ellos, pararán en una posada llamada La Merceria de Minnie, refugiándose de una fuerte tempestad de nieve. Allí se encontrarán con cuatro desconocidos, el verdugo de Red Rock, un general sudista, un mejicano que trabaja en la fonda y otro vaquero, encarnados por Tim Roth, Bruce Dern, Demian Bichir y Michael Madsen. Y hasta aquí puedo contar.
La película se puede dividir en tres partes claramente diferenciadas. Una de ellas, se desarrolla en la diligencia. Las otras dos en la posada. Dentro de estas dos segundas, en una primera, terminan por presentarse los diferentes personajes y en la segunda, la trama se desarrolla hasta el final de la película. Tarantino, distribuye el film en capítulos, como suele ser habitual en sus películas, dando a cada uno de ellos su título correspondiente. Lo que debe quedar claro, es que el director, presenta a los personajes con cuenta gotas, de una manera sibilina, donde todos ellos pueden ser lo que dicen o no serlo. De ahí la intensidad de los diálogos y las diferentes narraciones o explicaciones que hacen cada uno de ellos, sobre el por qué de su estancia en aquellas colinas nevadas. Desde luego, Tarantino juega al ratón y al gato con el espectador, recordándonos en muchos momentos a la novela "Los diez negritos" de Agatha Christie. Es más, no son precisamente ocho, los personajes que en un momento dado ocupan la posada en medio de la ventisca. Entre otros, hay que contar al conductor de la diligencia.
La dirección de Tarantino, a nivel técnico es soberbia. Tanto la fotografía en exteriores como la utilización de la cámara en el interior de la Mercería de Minnie, gozan de gran calidad. Los grandes paisajes montañosos de Wyoming, con la diligencia recortando el horizonte, resultan espectaculares y sirven de homenaje, en el primer tramo de la película, sin duda alguna, a "La diligencia" de John Ford. En el interior de la posada, los diferentes encuadres y un montaje muy interesante, creando infinidad de ángulos en poco espacio, realzan los diálogos y el suspense que traspira la película. Porque sin duda nos encontramos con una película de misterio y suspense pura y dura. 
Todo ello se sustenta en dos claves importantes en la carrera de Tarantino. Por un lado el guión. Y es aquí donde veo algunas debilidades en una película que dura casi 170 minutos. Por supuesto que tratándose de Tarantino, el guión forma la columna vertebral de la película. Sin embargo,  en este caso, veo que la parte de la diligencia se hace especialmente larga, resultado incluso pesada.  En los diálogos de la posada, encuentro algunos fantásticos y llenos de brillantez, pero otros me resultaron anodinos o de simple relleno. De ahí que una de las primeras impresiones que me produjo "Los Ocho Odiosos" es de cierto desequilibrio en su estructura, algo, que por otro lado, no es demasiado extraño de encontrar en la filmografía del director, en los últimos años.
La segunda clave, sin duda, es la elección de los actores, casi siempre muy acertada. Sin duda, destaca sobre todos ellos, la sombra del fantástico Samuel L. Jackson. Sobre el descarga Tarantino el peso de un personaje enigmático, duro y muy complejo. Tras él, la única mujer de la lista, una Jennifer Jason Leight, que completa un papel desagradable y lleno de aristas. Aunque Kurt Russell, ocupa un importante papel en al película, su personaje resulta más plano, siendo superado en algunos diálogos por el histriónico y exagerado personaje de Walton Goggins. A partir de aquí, los demas actores ocupan un plano secundario, no en el guión, pero si en su participación en los diálogos. Veo a un Madsen apagado y sin carácter. Tim Roth me recuerda demasiado en su físico al gran Christoph Waltz, y esto va en su detrimento. Bruce Dern, a pesar de su presencia y calidad, goza de un papel más estrecho y Demian Bichir cumple con nota uno de los papeles más misteriosos y oscuros de la película. Quizás el número de actores y su intervención en un guión muy largo, hace que no se disfrute de todos ellos por igual.
Mención especial, la banda sonora de Morricone. A mi me gustó. Le aporta misterio y tensión. Le va a las mil maravillas a la película. Otra cosa es que choque en una película de Tarantino, por su ortodoxia. Creo que será el único premio que se lleve en la carrera por los Oscar. Es un film bien realizado estilísticamente, con un montaje notable y un uso de la cámara y la fotografía de alto nivel, pero que peca de desequilibrado por su duración, especialmente en la parte de la diligencia, y encuentro algunos diálogos intrascendentes y anodinos. Aún así es más o menos lo que esperaba de Tarantino, aceptando que resulta una buena película de suspense, creándose un ambiente de tensión continua y en la que, como no, sobra sangre y lo macabro. ¿Será que me estaré haciendo mayor?

viernes, 22 de enero de 2016

La foto del viernes - Viena - Anocheciendo

Viena
Anocheciendo y volviendo al apartamento, recogí con mi cámara esta instantánea en una de las grandes y largas calles de la capital austriaca.  Lo primero que me viene a la cabeza son aquellas películas de los cincuenta, en las que la noche se ilumina con las luces de neón de los hoteles de la ciudad.

jueves, 21 de enero de 2016

"Parténope" - G. F. Haendel - Orquesta Il Pomo d´Oro - Lawrence Zazzo y Karina Gauvin

No es frecuente disfrutar en directo de alguna de las 46 óperas o los 25 oratorios de Haendel. Obviamente El Mesías es el más aclamado y representado, pero es una excepción. Aunque desde hace 30 o 40 años, Haendel ha sido recuperado entre los aficionados a la música y especialmente al barroco, la representación de sus obras líricas no es abundante. En Pamplona, según el programa repartido el pasado día 19 de enero antes del concierto, desde que se representó Radamisto, en 2007, interpretado por Carlos Mena, han sido representadas cinco operas del gran autor alemán. Ayer, lo hacía, Parténope, en versión concierto, dentro de la temporada de la Fundación Baluarte de Pamplona. En un principio lideraba el cartel de intérpretes el gran Jaroussky, pero el fallecimiento de su padre, provocó que fuera sustituido por el contratenor Lawrence Zazzo. 
Antes de pasar a describir la velada, un comentario. Debido a la no participación de Jaroussky, el organizador del concierto, la Fundación Baluarte, ofreció devolver el montante de las entradas a quien lo reclamara y parece que hubo mucha gente que así lo hizo, dado el número importante de butacas vacías en la representación en Baluarte. Y no lo entiendo. Bueno, puedo comprender que Jaroussky sea un contratenor que mueva masas, que esté en la cúspide de su género. Se lo reconozco, cómo no. Pero ¿de verdad se piensa la gente, que por ver y escuchar a este magnífico cantante, la obra merece más la pena que si no lo interpretara él, por lo que no valdría la pena acudir al concierto? Muy equivocados están quienes vendieron sus entradas pensando esto mismo. La esencia de la obra, la musicalidad, la brillantez de Haendel, esta en sus obras por y gracias al propio Haendel, no por quién lo interprete. Lo que sucedió el 19, fue puro esnobismo y mucho desconocimiento, con todos los respetos, para quienes devolvieron las entradas. Y lo digo, sobre todo, porque no muchas veces se puede disfrutar en directo, y en una pequeña capital de provincia como Pamplona, de una gran ópera de tan insigne compositor, ni de un conjunto barroco tan bien compuesto y sobre todo, de unos estupendos solistas, a los que solo queda respetar su trabajo y agradecer la posibilidad de hacernos disfrutar de una gran velada. Algunos se lo perdieron. Peor para ellos. Hasta aquí mi rabieta.
Me referiré ahora de manera escueta a mis sensaciones sobre la velada del 19. Il Pomo d´Oro es una orquesta joven, nacida en 2012. Su labor esta volcada a la ópera y a la interpretación de piezas orquestales barrocas. Su juventud domina, en unos músicos que tocaron con alma y ardor. Quizás ésto, les llevó en algún momento, a presentar cierta aceleración en la interpretación y algún desajuste en las entradas y compases de alguna de las piezas de la noche. Sin embargo, su dedicación, sonoridad y entusiasmo, promovido seguramente por su  director, un jovencísimo Maxim Emelyanychev, justifican su trabajo, poniendo en valor su buena labor en el escenario, El director, como la orquesta, demostró apasionamiento, dedicación y sobre todo amor por la partitura. Y es de agradecer. Respecto a los solistas, todos notables, ofrecieron buenas interpretaciones en una ópera concierto, donde la representación es mucho más encorsetada. Aún así, desplegaron, en general, maneras en el escenario.

Empiezo por los más secundarios. Quizás el más justo, resultó ser el tenor John Mark Ainsley, aunque bien es verdad que su papel es corto. El otro solista con poca participación, el barítono Víctor Sicard, sin embargo demostró versatilidad y una gran voz, contundente y redonda. 
En un segundo plano tenemos a la bellísima mezzo/contralto, Kate Aldrich. Disfuta de grandes piezas en esta ópera y las interpretó con gracia y dominio. Emoke Barath, soprano, sorprendió por su edad, contundencia y sonoridad en un papel no demasiado extenso. 
Para finalizar y tratándose de los grandes protagonistas de la noche, por un lado, el magnífico, contratenor, Lawrence Zazzo. Cuenta con un curriculum extraordinario y además, atesora una grabación de esta ópera, con la discográfica Chandos. Muy completo, interpretó con sensibilidad y dominio su papel, sobre todo en una exquisita aria como fue Furibundo spira il vento. Y por otro una excelsa y en mi opinión, algo engolada pero eficiente soprano, Karina Gauvin. Su bagaje es muy llamativo y su nivel alto, por lo que mi opinión, en este caso, solo es eso, una opinión basada en un gusto muy personal. Ejerce de soprano principal junto a Jaroussky, en la grabación de Partépone para Erato, cuyo vídeo de presentación adjunto debajo. 
Hacer notar, que la consecución de la ópera no fue completa, saltándose el programa ejecutado, la interpretación de una serie de escenas, entiendo, con la intención de no hacer excesivamente largo el concierto. La duración de la ópera la fijo en alrededor de tres horas, sin embargo la que me refiero duró aproximadamente dos horas y cuarenta minutos. En resumen una maravilla de velada, en la que disfrutamos de una ópera poco conocida de Haendel, llena de arias y recitativos, combinadas con un gran nivel interpretativo, belleza musical a raudales y sobre todo, pasión. Una pasión perfectamente personalizada en director, orquesta y solistas, que lograron transmitir al público con soltura y dominio. No puedo dejar de felicitar a Fundación Baluarte por su iniciativa en traer estos conciertos tan interesantes y escasos en el panorama nacional. 


martes, 19 de enero de 2016

"La tumba de Alejandro" - Valerio Massimo Manfredi

Manfredi no solo es un buen escritor de novela histórica. Independientemente de si gusta o no su manera de escribir, es indudable que el escritor se prepara a conciencia sus libros. El estudio de las fuentes primarias es prioritario en su obra, lo que hace que sus escritos tengan un ensamblaje suficientemente sólido para hacerlas interesantes no solo literariamente sino también históricamente. 

En el caso del libro al que hoy me refiero, nos encontramos ante un pequeño pero sustancioso ensayo dedicado a la tumba de Alejandro Magno. Como bien sabemos, a día de hoy, el lugar donde Alejandro fue enterrado tras su muerte, es uno de los grandes misterios de la historia. Por ello, Manfredi, inicialmente utilizando fuentes antiguas y después estudiando a los arqueólogos, aventureros y estudiosos que han tratado tan oscuro e interesante misterio, ha reunido en apenas 200 páginas las pistas que existen sobre la tumba del gran macedonio.

Manfredi abarca su estudio de manera cronológica, comenzando por los acontecimientos que rodearon la vuelta de Alejandro desde la India tras su muerte. De por sí, su fallecimiento ya está rodeado de dudas. Asesinato o enfermedad. A partir de este trágico momento, sus leales amigos no solo se preocuparán de qué hacer con el imperio del Macedonio, sino cómo dar culto y sepultura al mismo. Siguiendo los textos antiguos seguimos el cuerpo de Alejandro hasta Egipto, llevado allí por la fuerza o no, por Ptolomeo. Será con seguridad Alejandría su destino final. Prueba de ello son las visitas, reflejadas por historiadores de la época de grandes personajes de la antigüedad. Julio César, Octaviano, quizás Calígula, Septimio Severo y Caracalla fueron algunos de ellos. A partir de éste último, no hay más datos ciertos y escritos de visita a la tumba. Alejandría sufre nuevas obras, asedios e incendios, y finalmente en el año 365 un tsunámi de grandes y terribles dimensiones. Posteriormente el cristianismo y el islam, harán que se olvide, se esconda, se desautorice el recuerdo de Alejandro y su tumba, hasta el resurgimiento del gusto por lo antiguo y clásico del siglo XIX. A parir de este momento arqueólogos, aventureros, charlatanes y estudiosos, teorizan sobre la situación original de la tumba. Las investigaciones del urbanismo de Alejandría, el modelo típico de enterramiento macedónico, la utilización de los Ptolomeos de una tumba que da legitimidad a su dinastía y otros datos importantes, resultan claves para su estudio. Sin embargo, varios factores dificultan mucho la investigación. El cambio urbanístico de Alejandría a lo largo de los siglos, los cambios geográficos, sobre todo los niveles del mar, la fisonomía de la ciudad y las dudas sobre los cambios de ubicación de la tumba en la antigüedad, complican hasta la actualidad la resolución del misterio.

Desde el siglo XIX, las investigaciones serias se han mezclado con alocadas teorías. Aventureros y buscadores de tesoros han teorizado de manera ligera y fantasiosa sobre la realidad de la tumba. Otros investigadores, sin aventurarse en exceso, han situado la misma, en base a estudios morfológicos del terreno y a la situación de la ciudad en la época del enterramiento. Incluso, algunos se atreven a aventurar que los restos de San Marcos, llevados a Venecia desde Alejandría son realmente los de Alejandro. Pero lo importante de este texto no es la resolución del enigma en sí, al que todavía no se ha llegado, sino el interesante viaje del que Manfredi nos hace disfrutar a lo largo de los siglos, con la única finalidad de seguir las pistas de la gran tumba perdida del gran conquistador. Y realmente lo consigue, aportando minuciosidad, amenidad y maneras divulgativas, serias y sólidas sobre el misterio frente al que se han encontrado curiosos, estudiosos y eruditos. Interesante es poco. Como ya dije, corto y ameno. Resulta un ensayo terriblemente interesante.

lunes, 18 de enero de 2016

"Transparent" - Temporada 2

"Transparent" fue una de las grandes y agradables sorpresas de la temporada pasada. Su primera temporada, compuesta de diez cortos capítulos de apenas 25 minutos cada uno, me produjo una auténtica sensación de frescura, humanidad, verdad y sinceridad. Cuando el Sr. Pfefferman, maduro y divorciado profesor de literatura de una universidad de Los Angeles, decide mostrar al mundo su verdadero ser y dejar de autoengañarse en una realidad sexual en la que no se siente a gusto, provoca en su entorno una serie de consecuencias, que sin buscarlas, terminan creando desequilibrio e inseguridad en sus seres más cercanos. Esta segunda temporada, prosigue su búsqueda de un sitio en su mundo, mientras los demás miembros de la familia, deambulan buscando el suyo propio. 
La segunda temporada diversifica, de manera más intensa y personal, el protagonismo de Maura entre su exmujer e hijos. Sus propios problemas sentimentales, hace que también se transformen, no solo sexualmente, sino también en su maduración y enfrentamiento al cambio de su padre. Además, los creadores de la serie, introducen la historia en la que la madre y abuela de Maura, vivieron y escaparon de Alemania en 1933, aportando emotividad. Esta historia paralela, cuenta la relación familiar con el genero transexual desde aquellos años treinta, en la persona de su tío, un joven que formaba parte de un club de liberación sexual y de género, que fue detenido por los nazis en los primeros momentos de persecución en Alemania.
Por puntualizar, Ali, la hija pequeña de Maura, ha decidido que su opción sexual es ser lesbiana y se enamora de una madura profesora de poesía feminista y liberada. Sarah, decide que su futuro no puede funcionar con su amante Tamee y busca experimentar nuevas sensaciones, jugando con la imaginación y el pasado. Y el joven Josh, ante el plan de futuro de su novia Raquel por tener hijos, cae en la indecisión, lo que provoca la ruptura de la pareja. Un mundo que parece desmoronarse entre la búsqueda de cada uno de ellos por encontrar su ser y su sitio en la sexualidad y en su propio espacio.
La sensibilidad con la que los guionistas trasladan al espectador el día a día de los personajes y la humanidad con se abordan sus problemas, dudas y desconfianzas, no hace más que plantear la irremediable realidad de sus mundos, con tal inquietud y detalle, que termina absorbiendo nuestra atención. Le auguro buenos tiempos a esta serie, a la espera de la temporada 3.


viernes, 15 de enero de 2016

La foto del viernes - Soria - Berlanga de Duero

Soria - Berlanga de Duero
Domingo. Esta encantadora pareja de ancianos, acuden del brazo a la Colegiata de Santa Mª del Mercado para oír misa.
Vieja Castilla y sus gentes. 

jueves, 14 de enero de 2016

Daredevil - Volumen 4 - Tomo 8 - "La autobiografía de Matt Murdock"

Marvel, con este tomo nº 8 da por finalizada la colaboración de Waid y Samnee, en la creación de las aventuras de Daredevil. Han sido ocho tomos, llenos de colorido, acción y buen humor, con los que este equipo creativo ha logrado recuperar parte de la esencia y luminosidad del vigilante de Hell´s Kitchen de sus primeros años de existencia.
 

Han sucedido muchas cosas, la identidad del enmascarado ha sido desvelada a la ciudadanía, su permiso para ejercer de abogado en Nueva York le fue cancelado y tuvo que exiliarse a San Francisco, una nueva chica y también socia se ha cruzado en su vida y su mejor amigo, Foggy, no solo tiene que desaparecer para proteger su seguridad, sino que además se ve enfrascado en una terrible batalla contra el cáncer. Estos son solo algunos de los aditamentos y sucesos más importantes acaecidos en esta saga, que ha saltado del volumen 3 al 4, gozando el mismo equipo creativo.
Particularmente, en las páginas de este último tomo, Matt Murdock, se dedica a preparar su autobiografía, mientras decide presentarse ante la ciudadanía de San Francisco, como el que es, sin tapujos ni máscaras. Aún así, un acto tan valiente tiene consecuencias graves para su entorno más cercano y sus amistades más íntimas. Viejos enemigos como Búho, Mortaja y Wilson Fisk, reaparecerán en su vida. Mientras soluciona algún que otro complicado caso, en estas páginas, Matt recuerda algunos de sus viejos casos y primeras aventuras, en las que aparece con su viejo traje amarillo. Todo esto aporta de nuevo, la frescura de aquellos villanos y casi esperpénticos extraños que rodeaban sus orígenes. Pero el gran conflicto al que se enfrenta en la actualidad, es la infinitud de la información en las redes sociales e internet y los problemas que mostrar su identidad al mundo, le pueden acarrear en su futuro más cercano.
Sin duda, este número final, termina de presentar una visión más colorida, más simpática y sobre todo menos oscura, de un personaje que en los últimos años, había caído en una oscuridad eterna. Waid, Samnee, Rivera, Rodríguez... han recuperado la ilusión por el enmascarado rojo, logrando presentar al lector, historias que navegan entre la inocencia de sus primeras aventuras y la complejidad de los tiempos modernos, en los que la ley, internet y su identidad, marcan las fronteras de su actuación en la clandestinidad de un héroe, a veces fuera del orden establecido. En definitiva una fantástico conjunto de historias y guiones, brillantes, divertidas, conjugadas y ejecutadas por dibujantes y coloristas, que han propuesto nuevos matices y viñetas, llenas de dinamismo y espectacularidad. Buen colofón, a la espera de la futura aportación del nuevo equipo, formado por Charles Soule y Ron Garney...



miércoles, 13 de enero de 2016

"Kingsman. Servicio secreto"

Matthew Vaughn es ya un referente del cine británico. Sus películas, dentro de lo variopinto del género que toque, siempre logran presentar al espectador, calidad, buenos guiones y cierta manufactura de dirección elitista. Desde el thriller "Layer Cake", pasando por la fantasiosa y fresca "Stardust",  hasta la irreverente "Kick Ass" y su escarceo con los X-Men en "Primera generación". Todas ellas, gozan de buen pulso en la dirección y cierta elegancia en su realización y postproducción. 
No podía ser menos, que en su última película estrenada en 2014, se atreviera en un nuevo género, el de espías. Y no es broma, el riesgo asumido, considerando la cantidad de producciones del último año dedicadas a agentes secretos y sus carreras por salvar el mundo. Más, teniendo en cuenta que nos referimos al cine británico, donde James Bond y su entorno, son los reyes de la pantalla. Sin embargo, su aspiración a conseguir crear una película con cierto empaque humorístico, pero también en la que pretende homenajear y por qué no, refrescar la figura del eterno espía gentelman, logra actualizar y rejuvenecer en toda regla un género, algo encorsetado, convirtiéndolo en un ciclón elegante y divertido, de acción, misterio y espionaje.
En este caso, una organización del gobierno británico, llamada Kingsman, esta compuesta por una serie de agentes, típicamente británicos y de corte gentleman. Cuando uno muere en acción, le suple algún prometedor joven que pueda aspirar a suceder como agente superdotado. En este caso, el hijo del agente fallecido, vive en una zona obrera de Londres, con su madre viuda, que lleva un conflictiva relación con un mafioso de medio pelo. El agente protagonista, interpretado por Colin Firth, lo apadrina y convence al chaval para entrar en la carrera por hacerse con el puesto. Mientras, un afamado y excéntrico rico norteamericano de las redes sociales y medios de comunicación, encarnado por un graciosísimo pero exagerado, Samuel L. Jackson, juega a hacerse con el mundo. La evolución del muchacho, interpretado por Taron Egerton y el aprendizaje con su maestro, harán que se encuentren en primera línea en su misión de salvar el planeta de semejante mente del mal.
Viendo el argumento y el enfrentamiento del bien y el mal, con la típica idea del agente británico, héroe, elegante e invencible, contra un poderoso ricachón con hambre de poder, la mente nos lleva inmediatamente a las películas de Bond. Pues efectivamente, Vaughn imita y rejuvenece la típica película de espías, aportando tanta frescura y acción, que presenta un toque nuevo, algo irreverente y muy entretenido, al género. Por un lado presenta la esencia de la agencia de espías y agentes, dentro de la elegancia y snobismo, tan típico, jugando con cierta parodia, elevando lo tradicional a límites casi exagerados. Por otro lado, la participación del hijo del agente fallecido, da la visión más joven y moderna de una Inglaterra actual. El encaje en el que se fusionan estos elementos, junto a un malo, malísimo, norteamericano, de color y excéntrico, cuadra el círculo. 
El resultado es pirotécnico, elegante, divertido y altamente entretenido. Superficial sí, paródico, también, pero efectivo. Si unimos la participación de dos actores de relumbrón, como son el magnífico Michael Caine y un siempre sólido, Mark Strong, tenemos, lo que podríamos llamar la metamorfosis del género de espías, dirigido a un público más joven y moderno, eso sí, sin caer en demasiadas extravagancias. Solo las justas, situando a este film como un producto vital. En la linea de un, siempre efectista y sólido Matthew Vaughn. Por supuesto, lo mejor de la película, un ejemplar y elegantísimo Colin Firth. Entretenimiento para adultos, camuflado en una pretendida renovación juvenil. Bravo.


martes, 12 de enero de 2016

David Bowie - "Blackstar" - Descanse en Paz

El pasado día 8 de enero, día en el que cumplía 69 años, se publicaba el que es, desgraciadamente, el último álbum de David Bowie. Tres días después, el día 11, nos llegaba la terrible noticia de su muerte, 18 meses después de que le diagnosticaran un cáncer. Su capacidad de trabajo y su intensa creatividad, le han acompañado hasta el último suspiro. En "Blackstar", en sus letras y en sus videoclips, el genial artista, plasmó, sin que nada sospecháramos, su despedida. Palabras impactantes e imágenes desgarradoras protagonizan el primer y tercer corte del disco...

Descanse en Paz.